Hey oh let's go!

9 abr. 2010

Durante gran parte de mi vida dije NO muchas veces queriendo gritar un SI... todo por un absurdo miedo (nose a que, quizas a lo desconocido o pensando en el que diran).
Siempre estaba esperando esa segunda oportunidad, esperando a la proxima vez, pero a veces esas segundas oportunidades nunca llegan (y nos lamentamos tanto a ver perdido el momento).
Tal vez sea por eso que me acostumbre tanto a los NOSE. Por momentos siento que ese nose me da mas tiempo para pensar, para arrepentirme o para accionar, que con un nose mantengo las cosas por mas tiempo hasta poder controlar la situación. Que un nose mantiene todo en stand by pero también aburre.
Un nose no siempre retrasa la acción, a veces la quita. ¿Sera que tendria que decir mas seguido SI para hacer avanzarla historia?

No hay comentarios: