Hey oh let's go!

21 feb. 2013

Tu y yo no supimos inventar una despedida.

Termino lo que nunca empezó de una manera buena. Desde el principio supe que esto de ser amigos con derechos no iba a funcionar, pero me arriesgue a probar y termine con la misma conclusión con la que había empezado: el olvido y los amigos con derechos no existen. No me gusta la idea de estar con alguien pero no del  todo, esa constante falta de algo, ser y no ser a la vez. Pensé que no iba a tener problemas con esto, que me iba a funcionar pero no pude, no puedo y nunca voy a poder. Creo que si alguien esta con otra persona se entrega del todo o mejor no dar nada. No puedo saber que un día vamos a estar juntos y al otro tal vez vos encontres otra que te desarme y me dejes en la misma nada a mi. 
Toda situación me hizo acordar a mi película favorita (500 días con ella) pero en este caso yo seria Tom.  Lo bueno es que logre salir de todo esto ilesa, o por lo menos a tiempo antes de que me lastimen. Me alegra saber que tuve el valor de no seguir así  por que si seguía con todo este invento, creyendo en este mundo rosa que él me pinto y no veía que solamente era una cosa sin sentido que no avanzaba a ninguna parte, probablemente me iba a terminar creyendo todo esto y de un día a otro toda la farsa que decidí comprarme se iba a caer. 
Estuvo bueno ponerme la venda y no ver esas cosas que me molestaban, ponérmela y ignorar que eramos nada con un poco de amor, pero solo por un momento.
Y llego a su fin, como todo lo que alguna vez empieza. Creo que los dos supimos entender que no podía seguir así... simplemente nos vamos a ir alejando y vamos a ser lo que fuimos en un principio: Desconocidos, aunque espero que por lo menos logremos ser amigos o algo, pero si no, esta bien. Fue algo lindo pero debía terminar.



1 comentario:

Motherfucker (with a brain) dijo...

Nada es para siempre, pero a no decaer, ya va a venir algo mejor.